Blogging tips

11 feb. 2015

Artículo por Irlanda Sotillo del Diario La Prensa, Vivir+.


Fuente original : Diario De La Prensa.

Calzar el paso al estilo panameño
Tres proyectos de emprendimiento revisten los pies de panameñidad para darle un giro al atuendo en 2015.

Orgullo NACIONAL 
En la línea de los productos hechos a mano, la diseñadora colombiana Solangel Martínez apuesta a
sus calzados casuales que ha denominado SUS Unique Shoes, especie de alpargatas sobre las que traza dibujos que concentran tradiciones panameñas.

Aunque su especialidad son las expresiones gatunas desde su línea SUS Miau, la diseñadora ha encontrado en la superficie de los calzados una forma de agradecer al país que la cobija desde hace un par de años.

Martínez ha desarrollado su colección bajo la premisa de elaborar un diseño personalizado para cada cliente, entre los pedidos ha pintado mujeres empolleradas y la máscara de diablicos sucios, evitando repetir formas entre uno y otro.

“Me he inspirado en la simbología panameña como lo es la divinidad de la mujer empollerada y el diablico”, dice la joven emprendedora.

Cutarras
Cutarras iridiscentes, zapatillas impresas con diablicos sucios y botas de hule combinados con tembleques, son al menos tres propuestas que nos ha dejado el 2014 como abreboca de las tendencias que rescatan el sentido de identidad y convierten lo autóctono en una provocación para la moda.

Con la técnica ancestral de la elaboración de la típica cutarra de color tierra rojiza, Jonathan Cedeño y Nayleen Quintero cambiaron la nostálgica chancleta montuna por una más divertida y moderna. 

Usando colores llamativos como el turquesa, el dorado, el plateado y cuanto color se le antoje al cliente, la cutarra se actualiza para salir no solo a la plaza del pueblo, sino pasearse por las avenidas citadinas con un toque atrevido. 
“Pensamos que el uso de la cutarra no debe limitarse al hombre del interior, sino extenderse a cualquier panameño o extranjero que desee llevar algo de la tradición de Panamá en su calzado”, defienden Cedeño y Quintero, quienes hace tres meses llevan adelante este proyecto. 

Dotada de una textura interna de gamuza, las tiras que sostienen el peine del pie en forma entrecruzada son parte de las ligeras adaptaciones que se han hecho bajo el sello de San7é Cutarras, un nombre con el que sus reinventores quisieron identificar al calzado santeño, cuyos habitantes son distinguidos también con el número siete.

Aunque la cutarra se torne diferente, se intenta rescatar su esencia autóctona. “Nuestra intención es mantener la producción en la región que la vio nacer, nosotros sentimos un gran respeto y amor por la tradición”, confirma la joven pareja oriunda de Las Tablas.

Cedeño y Quintero fusionan sus conocimientos en diseño de moda y mercadeo, áreas que dominan respectivamente, por lo que el próximo paso que se proponen es acercar las San7é Cutarras a puntos de venta ubicados en Casco Antiguo, Costa del Este y Ciudad del Saber y también popularizar los modelos infantiles. 

De ranas y tembleques
Las ranas doradas ya no solo están en El Valle de Antón, ahora se llevan pegadas en la botas de invierno. Es el llamado Telling stories, la misma tendencia a la que hizo alusión la diseñadora mexicana Cristina Pineda (de la marca Pineda-Covalín) durante su visita a la última semana de la moda panameña en que afirmaba: “Cada pieza cuenta una historia basada en la cultura latinoamericana, sus tradiciones y sus leyendas”.

Es así que la marca Undercover Rain Boots ha sacado su colección de botas de hule, que dejaron de ser llanamente oscuras para convertirse en lienzos con temas culturales. Las botas de lluvia tienen estampados los anfibios amarillos en el diseño para niños y en otro modelo luce pintado el perfil de una empollerada con sus tembleques en cada lado de la pantorrilla femenina. 

Como se mencionó anteriormente en una publicación hecha en este diario, el modelo de las ranas doradas tiene además un fin benéfico, pues con la venta del diseño se destina un fondo para el proyecto de rescate de la rana dorada que lidera el Instituto de Investigaciones Tropicales Smithsonian para evitar la extinción de la especie. 
Fuente original : Diario De La Prensa.


Compartir